La Interpretación del Patrimonio como Herramienta de Desarrollo

En el CETR apostamos desde nuestra fundación por la interpretación del patrimonio como una herramienta de desarrollo. Desde nuestro punto de vista, los productos de turismo sostenible y responsable tienden a ser lo más cualificados posible en el mercado, ya que se dirigen a los segmentos de la demanda más exigentes en cuanto a los aspectos ambientales y sociales. Además, está comprobado por diversos estudios que el turista responsable está incluso dispuesto a pagar más si se le garantiza que el producto turístico que va a consumir cumple con unos mínimos requerimientos ambientales y sociales; por ejemplo, relacionados con la mitigación del cambio climático o con la contratación de la mano de obra local de colectivos desfavorecidos, entre otros.

MONTANEROSExiste una relación directa entre el nivel de exigencia de los turistas en cuanto a su experiencia de contacto con el patrimonio, y la necesidad de utilizar la interpretación del patrimonio como una herramienta que permita presentar ese patrimonio y revelar su significado en las mejores condiciones posibles. Es comprensible que el turista más responsable y con mayor preocupación por la sostenibilidad desee una experiencia en el destino más profunda, una verdadera inmersión en el patrimonio natural o en el legado cultural, en el marco del llamado turismo de experiencias.

La utilización de la interpretación del patrimonio permite así mismo garantizar una mayor implicación de la población local en los productos turísticos, si se hace de una forma participativa y responsable. Ello quiere decir que se lleve a cabo la creación de elementos e infraestructuras interpretativas en materiales locales, que fomente y facilite la participación de la población local en los servicios relacionados con la interpretación del patrimonio. La consulta y participación con la población local permitirá así mismo obtener una mayor riqueza patrimonial basada en el patrimonio intangible, en las tradiciones orales y en la autenticidad y cercanía de los ritos y ceremonias. Si se trabaja la interpretación del patrimonio con estas bases, es para conseguir una mayor sostenibilidad de la actividad turística desde el punto de vista social, involucrando de forma positiva y directa a la comunidad local.

La sostenibilidad social implica necesariamente la creación de negocios endógenos e inclusivos y empleos locales de la mejor calidad posible; mientras que y la planificación de la sostenibilidad implica a su vez crear las condiciones para ello cuando se está planificando el desarrollo turístico responsable de un destino. Las técnicas de interpretación del patrimonio ayudan a implicar a la población local desde los primeros pasos de la planificación, ayudándoles en la identificación, recuperación y puesta en valor de su patrimonio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEl proceso de puesta en valor y de interpretación del patrimonio se debe desarrollar asimismo de forma participativa, del mismo modo que se prevé en cualquier forma de turismo sostenible. No se puede concebir una planificación del turismo sostenible que no sea participativa y que no trate de implicar a todos los colectivos en la definición del modelo turístico a largo plazo para la comunidad y para el destino.

La participación intensa y ordenada de la población local en la planificación interpretativa desde el principio, asegura una mayor sostenibilidad de los productos y servicios turísticos que se creen entorno al patrimonio. En esta participación ordenada, la población local decide también de qué modo desea que su patrimonio sea presentado, puesto en valor e interpretado; sobre todo cuando se trata de mitos, ritos, ceremonias y elementos patrimoniales esenciales.

La participación de la población local tanto en los procesos de planificación interpretativa como en los procesos de desarrollo turístico, debe ir acompañada de planes de formación y capacitación que aseguren que la población local pueda acceder a los puestos de trabajo que se generen en las mejores condiciones posibles. En caso contrario, es decir, si la población local no está preparada, los empleos y mejores y más cualificados se quedan fuera de la población local; ésta es la situación más frecuente en los procesos de desarrollo turístico en destinos emergentes, especialmente en países en desarrollo turístico, zonas rurales y zonas aisladas, comunidades sin experiencia turística y situaciones similares. En este tipo de situaciones se necesita planificar un refuerzo especial que prepare a la población local para beneficiarse de forma directa de la actividad turística y de las actividades de interpretación del patrimonio, estén o no ligadas directamente al turismo.

Hay que tener en cuenta que los procesos de desarrollo turístico son normalmente muy rápidos y dinámicos, una vez que un destino ha sido descubierto por el mercado o por la industria turística; mientras que los tiempos de reacción de las comunidades y sociedades locales en los destinos emergentes son normalmente mucho más largos. Las comunidades locales necesitan una mayor tiempo de organización social y de adaptación cultural para acostumbrarse a recibir a la demandad turística, frente a las prisas que son comunes en la industria turística internacional para desarrollar y poner en el mercado nuevos destinos. Por esta causa, los procesos de sensibilización a la comunidad local deben ser considerados como una preinversión en sostenibilidad social y empezar lo antes posible, en paralelo al resto de los procesos de desarrollo turístico sostenible.

MACHU PICHULa interpretación del patrimonio constituye una ayuda inestimable para que la población local, antes de ningún proceso de desarrollo turístico, sea la primera que conoce, asume y valora su propio patrimonio. Ello le ayudará a reforzar su identidad como comunidad; así como a reforzar el valor del patrimonio frente a potenciales impactos posteriores de la actividad turística sobre el mismo. Hay que tener en cuenta que el aprendizaje de la interpretación del patrimonio y de los empleos más cualificados en turismo ligados a ella, como por ejemplo el guiado de productos turísticos de interés específico (ecoturismo, turismo cultural, observación de aves, turismo arqueológico), requiere de muchos cientos de horas de preparación específica; y por ello es necesario comenzar lo antes posible a capacitar a la población local para evitar desfases. Otras funciones profesionales como por ejemplo el diseño y operación de productos turísticos, o la sistematización y gestión de la información turística, están también muy directamente relacionadas con la interpretación del patrimonio; y a su vez requieren de una preparación muy extensa y especializada. Los procesos de planificación interpretativa van paralelos a la planificación del desarrollo turístico, y ellos deben incorporar los procesos de sensibilización y formación en interpretación del patrimonio y materias afines a los que hemos hecho referencia. En caso contrario, se corre el riesgo de que la comunidad local quede al margen de la puesta en valor y presentación al mercado de su propio patrimonio y, muy probablemente, también del negocio turístico que surja ligado a dicho patrimonio.

1 comentario


  1. Buenas…

    Tengo que decir que me parece bastante interesante todo lo que dice el post y que por supuesto lo comparto.

    Pero resaltaría el último párrafo, en el que dice que la población local debería ser la primera en conocer, en valorar y en estar concienciados sobre su propio patrimonio, ya que es la falta de esto lo que muchas veces hace muy difícil conservar las tradiciones o los propios elementos del patrimonio una vez llega el turismo. Se ve el “dinero fácil” y realmente no les preocupa lo demás. No se dan cuenta de que la gallina de los huevos de oro puede “morir”.

    Por otro lado, no es siempre ese dinero fácil el que provoca la pérdida de esos valores patrimoniales, sino que para ellos, ese patrimonio tan común y tan cercano a ellos, por usual, no tiene el mismo valor que le damos los de fuera, que lo vemos como algo “único” e interesante que hay que conservar por todos los medios posibles, y no piensan siquiera que pueden aprovecharlo para generar esos ingresos económicos tan necesarios para la supervivencia en algunas zonas, sobre todo las rurales.

    Es decir, que como bien dice el artículo, es muy importante formar y/o concienciar a las poblaciones locales sobre lo que tienen, para poder así desarrollar algún producto turístico o de interpretación que facilite la conservación de esos valores patrimoniales, y que permita un desarrollo sostenible del turismo.

    Un saludo

    Responder

Deja un comentario